15 de mayo de 2008

La manifiesta inoperancia del Senado.


El Senado es la institución más criticada de nuestra historia constitucional reciente. O eso creo, puesto que, justo tras la promulgación de la Constitución ya había fuertes discusiones doctrinales sobre sus funciones, su composición y sus competencias. Recuerdo haber leido hace algún tiempo un artículo de Eliseo Aja (Catedrático de Constitucional de la UB) criticándolo nada más aprobarse la CE.

A todas las críticas que se hacen en medios doctrinales, periodísticos y en la blogosfera política, hoy quiero añadir una que me resulta, cuando menos, muy curiosa: La inoperancia y la poca relevancia del Senado se manifestó ayer, fecha de constitución de las Comisiones Legislativas Permanentes de la IX Legislatura.

Es decir, más de dos meses después de las elecciones y casi un mes y medio después de la sesión constitutiva de una Cámara (que, recordemos, no ha tenido que afrontar debates de investidura, ni investir al presidente del gobierno ni nada que haya podido ralentizar su funcionamiento más allá de la incorporación de los Senadores designados por Andalucía) han comenzado a funcionar comisiones tan "importantes" como la Comisión Constitucional, la Comisión de Asuntos Exteriores, la Comisión de Administraciones Públicas o la Comisión General de las Comunidades Autónomas. Todas tienen que estudiar asuntos tan relevantes como la nueva Ley de Función Pública de la AGE, todo lo relativo a la futura aplicación del Tratado de Lisboa o el nuevo sistema de financiación autonómica. Asuntos nada baladíes que requieren de todo el trabajo parlamentario que sea posible, no una adormecedora espera de la llegada de los proyectos del Congreso.

Y ese es el problema: Sólo se dedican a releer, y de aquella manera.

Es una muestra perfecta del valor real de la Cámara Alta en nuestro sistema político, una cámara ninguneada por los partidos (que, aún con todo lo que se ha de hacer en el Congreso, han constituido las comisiones hace más de una semana) y que vive ociosa en su plácida decadencia a la espera de lo que venga.

7 comentarios:

Geógrafo Subjetivo dijo...

El Senado no tiene sentido político. Si se dijéramos que se tirasen estos cuatro años de vacaciones absolutas y que se dejasen de disimular, no pasaría absolutamente nada. Hace varias semana propuse la extinción del Senado:

http://geografosubjetivo.wordpress.com/2008/04/19/extinguir-el-senado/

Anónimo dijo...

Leire Consejera de los Jóvenes YA

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola José Antonio:

Gracias por pasarte por mi blog, y gracias por apreciar la referencia.

Procedo a incluirte entre mis enlaces recomendados, pues comparto tus puntos de vista, así como el de las personas que referencias en tu blog como interesantes y preferidas.

Recibe un cordial saludo.

Atentamente, Javier Caso Iglesias.

María dijo...

Lo mejor del blog la lectura del blogero.
Anda que ya te vale, coraçao.

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola José Antonio:

Mediante el presente comentario te informo de la campaña ¿65 horas? Ni de coña. Si te es posible la difundes. Gracias.

Atentamente, Javier Caso Iglesias.

¿65 horas? Ni de coña

La propuesta de la comisión europea de aumentar la jornada semanal a 65 horas representa una lamentable involución y un atentado contra los derechos de los trabajadores.

Han sido muchos años de lucha, muchas generaciones de presiones y movilizaciones las que han hecho de Europa un lugar donde el concepto “derechos sociales” significa algo concreto.Si algo debe ser Europa es un espacio social donde esos derechos de los ciudadanos deben respetarse y la propuesta de la comisión nos devuelve al siglo XIX, a las jornadas de sol a sol y a los sueldos de miseria.

La infame propuesta de la comisión, para ser efectiva, debe ser ahora aprobada por el parlamento europeo, e Internet debe convertirse en la vanguardia de la oposición a la misma.

Demostremos a nuestros eurodiputados que si aprueban las 65 horas tendrán un problema, que los ciudadanos europeos estamos en contra de esta barbaridad.

¿Como hacerlo?

* 1.- Coloca el banner en tu web o blog
* 2.- Haz un post sobre el tema
* 3.- Envíalo por mail a todos tus amigos
* 4.-Hazle saber a los eurodiputados de tu país que NO LES VOTARÁS si aprueban la medida con su voto. Aquí tienes el listado de mails de los eurodiputados
* 5.- Traduce la campaña a tu idioma y extiéndela en tu país.
* Únete al grupo de Facebook

Para una mayor información pulsa sobre el siguiente enlace:
¿65 horas? Ni de coña

Aquí tienes las direcciones de e-mail de los europarlamentarios españoles

Paco Centeno dijo...

Hola Figura,
Sólo añadir que quizás por eso es el retiro elegido por muchos partidos políticos para que sus "viejos dinosaurios" pasen el tiempo. Hay notables excepciones, pero son pocas.
Un saludo José Antonio.

Anónimo dijo...

Que pena que tu arrogancia y tus prisas hagan sombra a tu inteligencia...