28 de octubre de 2007

Me hubiese gustado estar en Sevilla.

Anteayer, el doble premiado con Nobel y Príncipe de Asturias Al Gore, el que tendría que haber sido el sucesor de Clinton como habitante de la White House (la de problemas que nos habríamos ahorrado en el mundo), presentó su programa medioambiental ante 200 personalidades (o no tanto) del país, para hacerlos embajadores de sus ideas, su programa "Clima".

Si bien tiene un tinte mesiánico que no me gusta demasiado, creo que Al Gore está concienciando, poco a poco, lugar a lugar, y, por supuesto, con mucho dinero de por medio, a la población de algo que ocurre, digan lo que digan algunos que aspiran a gobernar: El clima está cambiando y quizá tenemos mucho más de ver en ello de lo que nosotros creemos.

Que el clima está cambiando no es nuevo. Sólo con tomar un manual cualquiera de Prehistoria podemos observar como dividimos el tiempo del momento en torno a cuatro momentos glaciales y a sus periodos interglaciares, es decir, en torno a cuatro cambios climáticos que asolaron la tierra. Por tanto, siempre he creído que negar tal cuestión es algo demasiado temerario, cuando no directamente infame y estúpido.

Lo que sí me parece interesante es el debate sobre si el ser humano y su actividad son capaces de acelerar y/o condicionar tales cambios, contraviniendo la propia tendencia natural. A pesar de la disparidad de los estudios científicos que podemos encontrar al respecto, creo que sólo la simple idea de que sea cierto debe hacernos reflexionar globalmente, y debe hacer que los estados tomen medidas, que, seguramente, nos serán mucho más sanas como conjunto. Y he ahí la importancia de Gore y su programa, que, además, podríamos entender en clave política, aunque todas las fuentes lo niegan. En todo caso, quién hubiera podido estar en Sevilla viendo al Nobel, intercambiando opiniones sobre un hecho tan interesante como trascendental para nuestro futuro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Infórmate bien, porfaplís, que nos va a tocar en el debate y tengo un cacao ya considerable.

Juan Antonio Doncel Luengo dijo...

Cómo son los yanquis. Aceptó sin más que le robaran la victoria. No sólo a él, sino a la mayoría de los USA. Mira lo ocurrido en México, frontera con ellos.

José Antonio Gil Celedonio dijo...

Estimados lectores:

Anonymous, aunque sé quien eres, la próxima vez echa una firmita, anda.

Y Juan Antonio, ¿no crees que lo que ocurrió con Gore hubiese sido mucho más difícil de producirse en un sistema proporcional? Porque él sacó más votos que Bush, lo que huciese significado, en proporción, más representación siempre que hubiese sido considerablemente votado en estados importantes de la federación, y una búsqueda fraudulenta de papeletas a toda costa en los estados X hubiese sido mucho más compleja ya que, aun así, Gore hubiese tenido representación también en Florida, como es el caso.

Esther dijo...

Hace poco cayó en mis manos "Una verdad incómoda", que hacía ya mucho tiempo que quería leer, y realmente me impresionó bastante el contenido del libro. El mensaje de Al Gore es irrefutable y su Nobel y Premio Príncipe de Astúrias, merecidísimos. El hecho de que Bush esté en la Casa Blanca, incomprensible, una verdad incómoda :)

A pesar de esto, se dice que en junio visitará Tarragona para dar una conferencia, pero que su presencia cuesta una suma de dinero bastante elevada que saldrá de las arcas municipales. Lo que me preocupa es que no sé si las buenas palabras de Al resultaran ser mejor idea que invertir directamente en medio ambiente.

Esto del cambio climático sí es una preocupación en todos los sentidos :S