4 de enero de 2009

Reflotar tras la crisis.


Hoy hemos conocido que el cabeza de lista del Partido Popular a las Elecciones Europeas será Jaime Mayor Oreja, ex- presidente de la dirección del partido en el País Vasco, ex ministro y melancólico confeso de tiempos mejores. Pocos comentarios me merece al respecto, ya que, en el caso posible de una victoria del PP en las urnas, poco se deberá a su programa (supeditado a los partidos conservadores de la UE, que gobiernan en ellos y por tanto condicionan más la política que Rajoy), ni tan siquiera a su campaña, si no a un voto de castigo al gobierno, ya que la naturaleza de las elecciones europeas en España no pasa de esa dinámica. Lo ha dejado claro el ínclito González Pons. Así son de europeístas en el PP.

Pero quiero centrarme en algo más interesante, que no es otra que la composición de las listas electorales... del PSOE, claro. Para ello, quiero partir de una observación que parece que a muchos se les escapa: El PSOE tiene posibilidades de perderlas. Por ello, debe reaccionar, actuar, siendo consciente de que estas elecciones, algo más de un año después del comienzo de la IX legislatura, son decisivas para saber cómo actuar en el resto de la misma, ya que servirán para tomar el pulso a la población, dado el carácter de las mismas, que ya remarqué. En análisis interno del PP se lo dejó a otros momentos o a otras personas.

El candidato del PSOE es de lo mejor que tenemos, sin duda alguna. Una persona brillante en lo académico, en lo profesional y en lo político, por la que siempre aposté como ministro en esta legislatura e incluso como sucesor de Zapatero, si decidiera no continuar como presidente en próximas elecciones. Una persona que, sin duda, hubiese venido muy bien en estos tiempos que corren, a cargo de un área importante del Gobierno e, incluso, como Portavoz del mismo. Pero las decisiones de Ferraz son inescrutables, y hay que actuar con inteligencia.

Ahora toca elaborar las listas electorales, y muchos se preocuparán por estar en ellas ya que, si hay algo mejor que ser senador, es ser eurodiputado. Pero a mí me preocupa más la situación interna, que es la que mejor hay que preparar, así que voy a preocuparme de los que salen. Mejor dicho, de uno de los que sale.

Borrell tiene que volver a la política nacional. En tiempos de incertidumbre, y con una futura remodelación del gobierno (que dependerá en mucho del resultado de las elecciones europeas), sería una oportunidad increíble incorporar a una persona del bagaje intelectual, político y diplomático (fundamental en estos momentos) del catalán. Un valor que ha estado calentito en Europa, resguardado de toda la dinámica de crispación interna, que se debería aprovechar. Una persona que, durante los dos años y medio que ha ostentado la presidencia del PE, ha tomado contacto con todos los miembros de los gobiernos de la Unión, con multitud de personalidades internacionales más allá de las fronteras

europeas, lo que hace que tenga una visión global difícil de igualar. Todo ventajas. Más aún cuando, si miramos el currículo político interno de Borrell, vemos su amplísima experiencia en los ministerios económicos de la A.G.E., tan necesarios ahora que hemos de aplicar políticas keynesianas con visión socialdemócrata.

Porque Rajoy está hundido, y va a ser muy difícil que se levante, pero Zapatero, el Gobierno y el PSOE están en el ojo del huracán, en el centro de la vida política, y, si toman la delantera y lleva cabo las decisiones correctas, especialmente en el ámbito comunicativo, tendrán las de ganar.Que se lo digan a Brown. Personas como Fernández de la Vega, Solbes o Moratinos están muy bien, pero necesitarán (especialmente éste último) relevo o apoyos en la actividad gubernamental. Eso si es que queremos salir del atolladero internacional en el que andamos metidos. Porque queremos, ¿no?

Aunque a mí me da que lo de Borrell huele a comisario europeo, pero eso está por ver.

PD: Lo prometido es deuda, así que, en los próximos días, escribiré algo sobre la UE y el fallido Tratado Constitucional, como pidió Joaquín.

4 comentarios:

Malo Malísimo dijo...

Yo tenía entendido que ir a Europa era como un premio, como un reconocimiento, y por lo que se entreve, en el PP están pensando en transformarlo en un castigo, en un aparcadero de problemas internos, en un exilio dorado para quitarse lastres.
Del amigo Borrel ¿qué decir?. El problema es que para algunos con aspiraciones personales, Borrel sería un problema, siendo una magnífica solución. En Europa tenemos magníficos políticos y sería una muy buena idea traese unos cuantos para poner un poco de orden y concierto, por otra parte, varios de ellos ya lidiaron con la crisis anterior, y la experiencia es un grado. ¿Que te parecería Solana en Exteriores... experiencia tiene un rato, no?

Paco Centeno dijo...

Muchas cosas para este magnifico post. También comparto que es necesaria una remodelación de gobierno, pero yo creo que debe hacerse ya.
En cuanto a las europeas, yo creo que Borrell debe seguir allí, dónde está haciendo una labor muy buena para el grupo socialista europeo, pero además, el gesto de volver no sería interpretado correctamente por ciertos elementos del partido, el PSOE, algo que se debe evitar en los tiempos que vienen.
A mí me gustó poco la designación de Juan Fernando López Aguilar como candidato en las elecciones europeas. Yo, como tú, creo que es él quién debería estar entre los Ministros, en un gobierno con más carga política, y no en europa.
En fin, ya veremos que pasa.
Un abrazo

joaquin dijo...

Es penoso que el PP esté apelando ya al voto de castigo al gobierno en las Elecciones Europeas. Y como comenta Malo, ya sabemos lo interiorizado que el PP tiene Europa: nada. Pero para nosotros las instituciones europeas son muy importantes, simplemente recordar la no aprobación de la directiva de las 65 horas en el Parlamento Europeo; defendido por nuestro compañero y paisano Alejandro Cercas, por cierto ¿después de este tanto que se ha apuntado Cercas, seguirán algunos presionando en nuestra federación para ocupar su cargo? : Ya os explicaré, en otro foro más reservado que éste.

En mi opinión, y teniendo en cuenta los resultados de las últimas encuestas, en las que el PSOE aventaja en tres puntos al PP, no creo que vaya a existir ese voto de castigo, porque la sociedad está suficientemente formada e informada para estar al corriente de que la crisis es internacional, y no solamente es un problema nacional como la del 93. Nuestro problema va a estar en la abstención, ese va a ser nuestro voto de castigo. Y tenemos que trabajar para que la participación sea elevada.

En cuanto a la candidatura de Mayor Oreja, es una bajada de pantalones de Rajoy ante lo críticos por el resultado de las encuestas.

López Aguilar al igual que Borrell son dos grandes políticos. Diferencias, uno tiene hambre y no ha dado un paso atrás, se lo han hecho dar, en cambio el otro tuvo su gran oportunidad y no la aprovechó. Pero por supuesto es brillante.

Un abrazo para todos.

Morgana dijo...

Plantearse las elecciones europeas como una encuesta de opinión es bastante triste no?
Aunque teniendo en cuenta que poca gente sabe para que sirve el parlamento europeo, como es la división de poderes en la Unión y la sensación de lejanía de "Europa" como entidad política, pues a lo mejor es el mejor uso que se puede hacer de estas elecciones.

A mi también me gusta Lopez Aguilar (aunque es mero feeling,...) y me encanta Borrell, que es un deslenguado inteligente. Y por si fuera poco ingeniero que suele llenar sus gabinetes de gentes de ciencias (eso en la administración española es como que haya ganado un mulato las elecciones americanas).
Oye... no publiques esto casi. era para saludar :-)