25 de marzo de 2007

La historia, a veces, sí se repite.

Desde bien pequeño ha habido diferentes constantes en mi vida. Una de ellas, y la que más ha condicionado mi forma de ver la realidad, en vista de lo que soy/hago actualmente, es el interés por la Historia. Desde aquellas someras frasecitas en aquella asignatura "Conocimiento del Medio", cuando estaba entre las 4 paredes de mi colegio, hasta las actuales 8, 9 ó 10 asignaturas al año de la carrera, pasando por el socorrido temario de "Ciencias Sociales" o por la interesantísima asignatura "Historia del Mundo Contemporáneo" de 1º de Bachillerato, que tanto bien me hizo.

De esa asignatura tengo nítidos recuerdos (al fin y al cabo, no ha pasado tanto tiempo...): Las soporíferas clases sobre la revolución industrial, aquellos 8'5 y 9 imposibles casi de equiparar al redondo 10(finalmente conseguido, como atestigüan los documentos pertinentes. Bendita sea la evaluación continua), aquellas preguntas tontas del tercio trasero de la clase, esas frases míticas ("Hitler no es un hongo, no nació del suelo porque sí"), aquel eje temporal sobre la Revolución Francesa...

Recuerdo con especial intensidad esas clases de final de curso, ya con el calorcillo de Mayo en el cuerpo. El temario nunca se veía entero, y nos solíamos quedar en el periodo de entreguerras, es decir, el comprendido entre la Gran Guerra y la II Guerra Mundial. Recuerdo que, además de las cuestiones económicas, se hablaba en clase del ascenso de los totalitarismos, movimientos socio-culturales de valores muy determinados, surgidos en medio del Caos histórico del momento. Tenían, recuerdo, una características muy definidas, que, a grandes líneas, nos hacían aprender numeraditos y en orden.

Últimamente me vienen a la memoria algunas de esas características de los movimientos totalitarios. Por ejemplo, aquello de controlar el arte que se hace en el estado, a base de dictaminar lo que es bueno para el mismo y lo que no, lo que ofende a la clase dominante o lo que no. O controlar los medios de comunicación, de tal modo que al que no nos gusta lo que dice le vamos coartando la libertad, haciéndolo como podamos. Como vemos, todo algo muy reciente, y estando en oposición...

Os imaginais por un momento si gobernasen?

3 comentarios:

Ataraxia dijo...

Si gobernarán, habria una gran diferencia?
Saludos!
Carolina

José Antonio Gil Celedonio dijo...

Pues que tendrían todo el aparato de la administración a sus servicios, desde el BOE hasta la Abogacía General del Estado...

Yo prefiero no imaginarlo. En momentos como este, me hago monárquico.

Esther dijo...

me ha hecho gracia este post... yo siempre recordaré el día de mi cumpleaños sin poder salir estudiándome todo el temario de "historia del mundo contemporáneo"...
Verdaderamente la historia es muy necesaria para la sociedad, y hace falta que esté en buenas manos como las tuyas. Por lo que se refiere a los medios de comunicación, no es una utopía que alguien venga y les corte las alas y acabe con su libertad, es algo muy muy habitual.
Saludos desde Tarragona.
P.D. Yo me leo los artículos de tu blog, pero como la mayoría hablan de extremadura, pues no puedo comentar nada por ignorancia mía sobre los temas, pero estan sobradamente bien. Sigue así.