17 de abril de 2007

Premios, CSIC y Extremadura

No siempre uno tiene la suerte de conversar de tú a tú con una ministra del gobierno de España, o de ser preguntado por el vicepresidente del CSIC sobre diferentes cuestiones. Tampoco es habitual ser un invitado de honor en un organismo con el CSIC, y sentarse el cuatro en la primera de fila de un acto público por cuestiones protocolarias. ¿Qué me decís de ser entrevistado por TeleMadrid (no sé si he roto algún boicot)? Tampoco es habitual ver que gente de generaciones anteriores comparte la misma visión sobre la historiografía marxista que yo…

Pues todo esto lo he vivido en un día. El pasado 11 de Abril, por fin, (a pesar de todo), recibí de manos de Mercedes Cabrera el diploma que me acredita como merecedor del Premio Nacional de Bachillerato correspondiente al curso 2004/2005. Todo ello en un sencillo acto en el Salón de Actos del edificio principal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (sí, al lado del Archivo Histórico Nacional). Los 15 premiados nos hallábamos en esa sala, todos alumnos brillantes y ahora universitarios, unidos en nuestras diferencias, porque la verdad, allí había de todo: Desde leoneses bien trajeados hasta un pamplonés en camiseta. Pero todos con un denominador común que me sorprendió en la mayoría de los casos: Pasión por aprender, pasión por hacer cosas. Allí, quien más y quien menos escribía, dibujaba, desempeñaba funciones representativas, tenía blog (jejeje) o cosas similares. Y eso es lo que creo que nos hizo los “mejores estudiantes” de nuestra promoción: Nuestra forma de entender el aprendizaje, no sólo como fruto del estudio, sino como fruto de la experiencia y la actitud abierta. Un saludo a Isra (por fin), a Pablo (el ateo masón de letras), a Laura (una vitoriana en Valladolid), a Rebeca (teleco sin complejos), a Alberto (tampoco le gusta Telemadrid) y a Fernando (amigo de extremeños ilustres, jeje). Especial ilusión me hizo ver que el los cuatro primeros premiados estudiamos letras y/o ciencias jurídicas.

Tras la media hora escasa del acto, y tras una charlita con la ministra (la periodista de Telemadrid luego me dijo que cómo es que hablaba tan amigablemente con la ministra), me abordó el Vicepresidente de Investigación del CSIC. Muy simpático el hombre, me preguntó que qué estudiaba, etc, etc… Y comenzamos a hablar del organismo, y, ni corto ni perezoso, le pregunté qué implantación tenía en nuestra tierra, Extremadura. Intentando escurrir el bulto, me comentó que era una de las CCAA en las que menos actuaban, ya que sólo tenían el Instituto de Arqueología, en Mérida. Yo lo animé a contribuir al desarrollo de la i+D en la comunidad, ya que Extremadura está siendo puntera en muchas cosas. Me sorprendió porque se mostró de acuerdo, y hablamos de TIC’s, Linex, desarrollo rural y de fanatismo tecnológico casi mesiánico. Ambos coincidimos: las TIC’s no son un fin, sino un medio nuevo.

Lo interesante de todo esto es ver cómo mi generación ya no tiene miedo de hablar de su tierra. Ya no nos asusta hablar de su universidad, ni de su gente, ni de sus monumentos, ni de sus éxitos y fracasos. Ya no tenemos complejos. Y así, sin complejos es la única manera de hablar de igual a igual. Y a pesar de la amplia distancia generacional y científico-investigadora que nos separa, admitió que Extremadura era puntera. ¿Alguien imaginaba eso hace 20 ó 10 años? Hay cosas que no tienen precio, pero sí valor. Y para mí esta charla tuvo mucho valor.

La visión de nuestra tierra de puertas para afuera ha cambiado. Es una lástima que algunos de los que siguen dentro no sean capaz de admitirlo, porque verlo, lo ven.

3 comentarios:

J.M. Méndez Peña dijo...

Me alegro un montón de que seas tú, Jose, uno de los que recibiste ese merecido premio. Sois extremeños como tú (me acuerdo también ahora de Pedro "El Macrofito") los que alguna vez en la vida tenéis el privilegio de demostrar allende nuestras 'fronteras' autonómicas que Extremadura ya no es lo que era y nunca más va a ser lo que fue, sino lo que queremos ser en el futuro (parece esto un "ibarrismo").

Enhorabuena, amigo y compañero, de todo corazón.

Te veré en la cama de al lado; tenemos que preparar el debate del día 24. Un abrazo.

PD: Ah, por cierto, Sr. Secretario del CEUEx, ¿no dice usted que tiene "pasión por aprender, pasión por hacer cosas"? ¡¡Pues espabile, coño, que aún tiene que mandar la convocatoria con el orden del día de la próxima reunión del día 25!! Luego vienen las críticas...

dukebody dijo...

¿Qué tal al final el debate?

Avísame cuando descanses en la alcaldía ;-)

Maximus dijo...

No todos tus aprendizajes de la vida corta que tienes han resurgido de tus estudios que ahora, tan dignamiente, disfrutas.

En tus genes, por que algunos no son cognitivos, llevas a tu estirpe, a tus ascendientes. No lo olvides.

Tú no solo eres lo que en la vida alcances, eres mucho más y, sobre todo, provienes de más aún.

En el día 11 de los actuales se te han reconocido meritos en lo cognitivo. Pero... ¿estas seguros de que en los otros conocimientos, no cognitivos, tienes tan alta puntuación?

¿Crees que todo en la vida en solo y unicamente lo que tú tienes contrastado?

¿Has pensado, alguna vez, que si te equivocas en los demas ordenes del aprendizaje de tu vida, podras tener juicio para solventarlos?

Solo te deseo, al igual que en lo cognitivo, que el resto de tu ser este a la altura de los que los demas merecemos de tí.

!!!Fuerza y honor¡¡¡¡

Des Emerito Augusta.