30 de enero de 2008

Holguineando

La verdad es que todo pasa rápido. Recuerdo muy vívidamente la época de bachillerato, las risas en clase, las magistrales enseñanzas de Manolo Sánchez, María Moriano, María José de Vega y otros tantos... La selectividad, los veranos... Pero ahora me encuentro en el ecuador de mis dos carreras universitarias, y el balance es bastante positivo. Además es muy enriquecedor. Considero que ambas disciplinas me aportan mucho de cara al futuro. ¿Haré Ciencias Políticas después? Es una buena pregunta a contestar, pero cada día me doy más cuenta de lo bien que viene para esta disciplina tener una base histórica considerable.

Pero ahora no es tiempo para hacer conjeturas, porque toca estudiar y sacar el máximo rendimiento a lo aprendido/estudiado. Y, la verdad, se agradece haber terminado exámenes sobre útiles de piedra o cerámica, cráneos, estructuras económicas medievales y jerarcas germánicos. Me siento más agusto en los terrenos de la politología, el derecho administrativo y el derecho autonómico, y a rondarlos voy.

Al final, va a tener sentido medievalear.

2 comentarios:

David Santos Holguín dijo...

¿Me explicas el sentido de tu título? jiji

Esther dijo...

Pues con los textos y los análisis políticos que escribes en tu blog creo que cualquier cosa que te propongas estudiar le vas a sacar buen provecho :) Además, dicen que el saber no ocupa lugar.

¡Ánimos y sigue adelante! ¡Salutaciones!