1 de agosto de 2006

El efecto Mariposa

Mis buenas amigas, amigos y algunos de mis lectores más o menos asiduos saben perfectamente que hablar de cine no es una de las cosas que más me gusta, o en la cual me siento más cómodo(aún sabiendo de mi famosa teoría sobre el desastroso final de Seven, a pesar de todo una de mis películas favoritas). Pero hoy he decidido romper la tónica habitual del blog, y voy a hablar de una película que me impactó en su día, y que acabo de ver de nuevo. Esta ha sido "El efecto Mariposa"(The Butterfly effect).

Una película como esta, no muy antigua y con un reparto encabezado por Ashton Kutcher(al que tantos y tantos consideramos o considerábamos eterno adolescente), basada además en una conocida parte de la Teoría del Caos, sabía que no podría dejarme indiferente. Y no lo ha hecho, ya que es una de las películas que más ha podido marcarme en mi poco andar cinéfilo. Pero no entraré en el terreno de la crítica cinematográfica pura y dura sino en la reflexión personal (el sabor de boca, mejor expresado) que me ha dejado dicha película.

La idea central de la película es la concepción caótica de los cambios que un suceso determinado y aparentemente insignificante puede producir en un tiempo posterior y en un círculo social determinado. Es decir, basándose en la teoría del aleteo de las alas de la mariposa, cualquier cosa puede tener un efecto arrollador sobre todo lo posterior. Esta simple idea (concebida por la ciencia para sistemas determinados y no para la cuestión social), transportandose así desde la teoría científica a la praxis humana, a través de una espiral de movimientos temporales, recuerdos infantiles y tratamientos psiquiátricos(con terapias en forma de diario y pérdidas de consciencia incluídas), nos lleva a un final un tanto desolador y trágico: "Hay personas en esta vida que seria mejor no haber conocido nunca".

Esta enseñanza pesimista se desprende de los continuos e ingentes intentos del protagonista por arreglar su futuro/presente al modificar cuestiones pasadas gracias a sus alteraciones de consciencia, consiguiendo justamente el efecto contrario, un destino impredecible que modifica la vida del protagonista o la de sus seres queridos de forma irreparable. El final (sin querer desvelar demasiado) se salda con la determinación más sensata y a la vez más terrible: Romper de raíz con la persona que se cree que ocasiona el problema, al retrotraerse al primer encuentro.

Y es que claro... Pensando en los acontecimientos que nos rodean, uno puede llegar a la conclusión de que ese efecto mariposa cobra sentido en determinadas circunstancias vitales, y que hay veces que, por salud mental (la verdadera búsqueda del protagonista de esta película), hay que cortar por lo sano y hacer borrón y cuenta nueva, aún desde el presente, para poder salvaguardar parte de tu futuro... o no, puesto que esa teoría del Caos juega con el pesimismo de lo presente y corpóreo y con lo imprevisible de la desaparición de esos elementos vitales a los que achacamos ese problema.

A fin de cuentas, esa película ha conseguido sacar de mí una parte negativa de desconocía, desconfiada aunque consciente de ese mañana efímero y, en cierto modo, caprichoso e impredecible. Así es la cruda realidad que nos rodea...

4 comentarios:

Gemma Ferré dijo...

No la he visto, pero por lo que cuentas me están cogiendo ganas... a ver si estas vacaciones la pillo.

Un saludo.

dukebody dijo...

Yo tampoco suelo hablar sobre cine porque la verdad que no veo muchas pelis y no entiendo suficiente de este arte como para realizar críticas cinematográficas. Conozco un poco más de mi vida y de mi trabajo en la comunidad del soft libre, y por eso hablo de ello :D.
Yo también vi la película que mencionas, "El efecto mariposa", que no es antigua en absoluto (aunque tampoco de reciente aparición), y desde luego que pienso que la más pequeña casualidad puede determinar un enorme cambio en tu vida.
Por ejemplo, al entrar a actuar de mimo en una obra de teatro (un llamado 'performance') en mi instituto conocí a la que ahora es mi exnovia :P; al acompañar a unos conocidos a preguntar sobre el taller de percusión al local de Hypatia, una conocida asociación de alumnos de la facultad de CC. Físicas de la UCM, me impliqué en la maquetación de unos carteles y ahora mismo estoy bastante integrado en la asociación, donde he conocido gente estupenda (mañana se van Jacobo y Bea :( ).
Hay que pensar cada pasito que das porque todo se puede volver en tu contra... ¡cuidadín!

Caty Cordero dijo...

Como ya te dije en su día,pienso que "El efecto mariposa" es una de las películas más injustamente tratadas de todos los tiempos. Cuando la gente no ve más que otra cinta de adolescentes, se pasa por alto el verdadero mensaje de la peli y que tu has captado bastante bien: Hay personas a las que mejor sería no haber conocido...a lo que yo añadiría que cualquier cambio, por pequeño que sea, no puede sino traer otros cambios, unos a mejor, otros a peor, pero siempre se acabará sufriendo.
Trata de un tema tan fascinante como es la concepción del espacio tiempo, y desde luego, emana tristeza y melancolía en cada segundo de metraje.
Imprescindible.

Anónimo dijo...

Gracias !
tu opinion unifico la mia