10 de octubre de 2006

Dos pesos pesados en liza.



A pesar de no ser algo seguro al 100%, numerosas fuentes (incluída la fuente primaria directa, tan importante para los historiadores y proyectos de historiador como yo) indican que el próximo candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid será el flamante ex-presidente de Castilla la Mancha y ex-ministro de Defensa José Bono.

Muchos pensamos que la dimisión de Bono no era,ni mucho menos, casual. No era más que unas breves pero merecidas vacaciones para lo que se avecinaba después, unas elecciones autonómicas y municipales en las que el PSOE juega a ganar, y está dispuesto a quemar todos los cartuchos, como prueba la candidatura de Carmen Alborch en Valencia, la de Juan Fernando López Aguilar en las islas Canarias o la de Soraya Rodríguez en la alcaldía de Valladolid. Apuestas bastante similares a la de Belloch para la alcaldía de Zaragoza, que tan buen resultado dio hace ya más de 3 años.

A pesar de todo, algunos otros medios indican lo contrario.

Sea como fuere, y sabiendo las dotes de estratega que tienen Zapatero y su equipo, pase lo que pase al final, la apuesta me parece certeza, segura y bastante eficaz. Yo estoy contento y celebro la decisión, porque espero ver a estos dos pesos pesados, verdaderas vacas sagradas en sus respectivos partidos, enfrentarse en liza directa. Que gane el mejor.

Como he oído decir hoy: "Son dos caras de la misma moneda, son tal para cual"

Última hora: Pareece ser que al final el candidato no será José Bono. Lástima.

2 comentarios:

Esperanzada pese a todo dijo...

Por lo tanto no eran unas merecidas vacaciones. La dimisión fue causada por una discrepancia frontal en la concepción de España y otros asuntos no menores. Como frontal fue la discrepancia de otros ilustres y cabales socialistas desfenestrados.
Yo veo a Bono y a E. Aguirre luchando por la La Moncloa en años venideros... y más venturosos.

jose maria dijo...

Demasiada mala leche manchega.