7 de noviembre de 2006

En misa y repicando.


El refranero español (una de las fuentes de la cultura popular castellana) siempre ha tenido certeras sentencias que, aún siendo a veces demasiado generales y demasiados prejuiciosas, en ocasiones vienen estupendamente. Y este escueto pero significativo refrán "En misa y repicando"(frase hecha que quiere decir, en este caso, que no se pueden mantener dos actitudes a la vez) expresa especialmente bien las circunstancias en las que se está viendo envuelto el señor Ted Haggard.

Este buen señor (que en España tendría cabida en el semanario ALBA y en la COPE, como buen español católico) es el principal abanderado de uno de los movimientos espirituales más reaccionarios de EEUU, la Iglesia de la Nueva Vida (New Life Church) afín al Partido Republicano de Bush, y uno de los mejores representantes de ese nuevo movimiento viejo del ultraconservadurismo religioso, tan profusamente enraizado en un país en el cual, a este paso, Einstein, Darwin, Newton y Galileo serán prohibidos. Vamos, todo un señor teocon/neocon, perfecto ejemplo de patrón moral allende los mares. Cabe decir que, con semejante curriculum, ha sido hasta hace pocos días Presidente Nacional de Evangélicos de EEUU. Y explico semejante noticia:

No es oro todo lo que reluce, puesto que tras esa perfecta fachada de cruzado que lucha contra el matrimonio homosexual, contra la planificación familiar, contra el evolucionismo y contra todo lo que se pueda "encuadrar" en ajeno a la religiosidad única, se esconde una persona que es justamente todo lo contrario a las ideas que defiende: Ha sido acusado de pagar por tener relaciones con un chapero, al cual llegó a encargar la compra de determinadas drogas. Estos encuentros, según las investigaciones, se producían una vez al mes. Interesante cuestión descubierta, ejemplo perfecto de las grandes dosis de incoherencia personal que destila el conservadurismo internacional(no hay más que ver a nuestros señores y señoras del PP), aunque hay que decir algo a su favor: Ha dimitido de sus cargos, habiéndose visto obligado a declarar que "había ordenado la compra de drogas, pero no las había probado" y que "sólo recibía masajes de ese señor" en unas determinadas declaraciones, ampliadas después con otras declaraciones, publicadas en El País, en las que afirma "llevar luchando buena parte de su vida contra esa parte repulsiva de su ser". Precioso.

Vemos como se ampara en la "enfermedad" de la homosexualidad para justificarse. Pero no, señor Haggard: Usted no es un enfermo. Es un incoherente, que es mucho peor.

3 comentarios:

San Tiago dijo...

Solo es para decirte que bien venido a www.extremadurapositiva.es

Caty Cordero dijo...

Always blocking the doors to your mind
Escaping the reality that surrounds you
Using faith as an excuse to lie
A sick way of life is now revealed

All the prayers in the world can't help you now
A hipocrite,a take of life is what you are

Speak no more lies
It's your turn to die

Preach the good word
Speak no more, perpare to burn

From this may others learn

No changing your mind, your life you should pay

Practice what you preach, double-faced man.
Knowledge is at our hands
Never to understand

Spiritual healing

Blinded by the twisted ways you live
Money and religion, will the Lord forgive?
Idiocy has stricken you mind
A real-life hell you will find


Letra de Spiritual Healing, hablando acerca de ésta clase de gente tan en boga en los EEUU y desgraciadamente, cada vez más extendidos por el mundo.

monsieur fferrzzBara dijo...

OLIGOPOLIO POLÍTICO-EMPRESARIAL"

Además, criticó la existencia de un "oligopolio político-empresarial" entre el empresario Alfonso Gallardo, el presidente de la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, la delegada del Gobierno, Carmen Pereira y "el sobrino del empresario" y diputado del PSOE, Francisco Fuentes Gallardo, que "son responsables del proyecto obedeciendo a intereses privados, ya que pretenden aumentar los beneficios de sus cuentas corrientes a costa de que en Extremadura se apueste por un proyecto industrial que no se merecen los ciudadanos".