27 de noviembre de 2006

El vídeo de la concordia



Puntual, como siempre, hoy he decidido, en lugar de ver los primeros titulares en el informativo de turno, sentarme delante del ordenador. Y puse PSOETV, esa iniciativa de calado que tan interesante me parecía y me sigue pareciendo, para ver el vídeo "La Otra tregua",(que ya aparece colgado en diversas webs además de la oficial).

Me he sorprendido, la verdad, ya que, al margen de consideraciones de contenido, creo que la forma es buena y eficaz(está bastante bien realizado, se nota que hay todo un aparato de partido detrás... pagando empresas, claro), clave para la presentación al público. Sí, no tengo dudas de que este vídeo llegará lejos y será visto y distribuido por muchos lugares.

Entrando en faena, creo que el contenido también merece varios análisis. En primer lugar, considero (y creo que objetivamente subjetivo, entiéndase la aparente contradicción) que es un vídeo de concordia, como digo en el título. Y lo es, sencillamente, porque muestra declaraciones, textos periodísticos y demás cuestiones sin alteraciones y de forma natural, por lo que son difícilmente discutibles por los directamente afectados por el vídeo, y porque muy difícil lo tienen para seguir dando guerra con el vídeo una vez lo haya visto la gente. Ahora creo que frases como la de Aznar en plena convención u otras como la que ha dicho Rosa Díez son un suicidio político.

Las hemerotecas son muy malas, ya que tienen la agradable virtud de tirar de archivos de todo tipo y refrescar la memoria de las personas, además del fuerte inconveniente que supone ver qué todo lo que se dice en el vídeo es fácilmente contrastable tirando de diversas fuentes. Por ello espero que el ruido de la brunete mediática que anima a la rebelión popular y que insulta sistemáticamente al gobierno elegido por una mayoría de españoles sepa morderse la lengua y parar. Y si no, que la gente sepa valorar lo que ocurre.

Una de las cuestiones interesantes de vídeo es ver como en esa época nadie se oponía a los pasos que Aznar daba. La oposición hacía política de Estado al apoyarla y no utilizar el terrorismo como arma arrojadiza, la prensa bendecía cada paso que Aznar daba y la AVT parecía que no existía. Nadie hablaba de traición, nadie hablaba de ser amigo de terroristas, nadie decía semejantes barbaridades a pesar de estar acercándose presos, a pesar de darse excarcelaciones o a pesar de no atreverse el ex-presidente a llamar a ETA por su nombre. Todo ello en pleno contraste con lo que ahora ocurre.

Por ello, y analizando los apoyos que tenía el proceso en esa época(político y mediático), veo que ahora el actual ejecutivo no cuenta con el mismo, y me sumo a lo indicado por Alfonso Gil, César Calderón y otros: Si estos lobbys no actúan a favor del proceso, a Zapatero sólo le queda un apoyo: El de muchos ciudadanos y muchas ciudadanas que, como yo, sí estamos a favor de que un presidente legitimo como Zapatero tenga el derecho y el deber de intentar solucionar un problema fundamental del Estado, como lo han tenido los que han venido antes.

Lo mismo os digo, gente: Poned una fecha y allí estaremos todos los que apoyamos la paz.

PD: Veo que tiene éxito. A ver qué dicen luego Buenafuente y Eva H.

1 comentario:

Gemma Ferré dijo...

Creo que si las cosas siguen por estos derroteros no nos quedará otra que salir a la calle.

Nada más que añadir que no se haya dicho ya mil veces.

En mi nombre sí.