25 de junio de 2006

Destino: Ítaca



"Si vas a emprender el viaje
hacia Itaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias,
en conocimiento.

A Lestrigones y a Cíclopeso,
al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento
y limpia la emoción
de tu espíritu y tu cuerpo.

A Lestrigones ni a Cíclopes
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no es tu alma quien
ante ti los pone.

Pide que tu camino sea largo.
Que numerosas sean
las mañanas de verano
en que con placer,felizmente
arribes a bahías nunca vistas;
detente en los emporios de Fenicia
y adquiere hermosas mercancías,
madreperla y coral,
y ámbar y ébano,
perfumes deliciosos y diversos,
cuanto puedas invierte
en voluptuosos y delicados perfumes;
visita muchas ciudades de Egipto
y con avidez aprende de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en la memoria.
Llegar allí es tu meta.
Mas no apresures el viaje.
Mejor que se extienda largos años;
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado
en el camino,
sin esperar que Itaca te enriquezca.

Itaca te regaló un hermoso viaje.
Sin ella el camino no hubieras emprendido.
Mas ninguna otra cosa puede darte.
Aunque pobre la encuentres,
no te engañará Itaca.
Rico en saber y en vida,
como has vuelto,comprendes ya
qué significan las Itacas. "

Hoy ha caído en mis manos de nuevo, como quien no quiere la cosa, este archiconocido poema del poeta griego Konstantinos Kavafis, y he recordado viejos momentos... Y, a la vez, he pensado que este poema es un genial ejemplo de planteamiento de cara al verano próximo. "Ítaca" es el símbolo de la vida, de la propia senda vital que cada uno debe tomar y plantearse, siendo conscientes de que, más que mirar el final sin pararse a disfrutar del camino, debemos aprender a disfrutar de todo lo que el día a día trae consigo...

Como dijo alguien una vez: "Viajo por carreteras secundarias porque desde las autovías no se ven buenos paisajes. Tardo más, sí, ¿y qué?"

3 comentarios:

Caty Cordero dijo...

"Ítaca" es el símbolo de la vida, de la propia senda vital que cada uno debe tomar y plantearse, siendo conscientes de que, más que mirar el final sin pararse a disfrutar del camino, debemos aprender a disfrutar de todo lo que el día a día trae consigo...-------->Efectivamente, en vez de mirar tanto el final(que es en lo que se empeñan muchos)lo que hay que hacer es aprender a disfrutar con el mismo devenir de los días, con lo que estos nos ofrecen y con las oportunidades, pequeñas o grandes, que se nos presentan.

"Viajo por carreteras secundarias porque desde las autovías no se ven buenos paisajes. Tardo más, sí, ¿y qué?"---->Es la mejor manera de ver las cosas. ¡La de sitios buenos que se pierde la gente por querer llegar a toda prisa a un lugar y por las vías "principales"!...terminas llegando al sitio igualmente, pero con la mochila llena de recuerdos y de experiencias.

Gemma Ferré dijo...

Precioso poema. Lluís Llach lo musicó en 1975 en catalán:

"Quan surts per fer el viatge cap a Itaca,
has de pregar que el camí sigui llarg,
ple d'aventures, ple de coneixences" ...

Me gusta mucho el cambio de look de tu blog, le da un aire más actual.
Un beso

José Antonio Gil Celedonio dijo...

Jejejeje... Gemma, todo el mundo me diu(jajaja, recordemos a Eugenio) lo mismo!!!

Además, ahora como ya sé enlazar y remodelar un poco la plantilla base, lo voy modernizando poco a poco.

Un beso.